Calle 4° Av. Col. Evolución, C.P. 57700, Cd. Nezahualcóyotl, Estado de México. codipacsneza@gmail.com Tel. 57-97-61-32

Carta a las Familias | Agosto 2018

«Agradezcamos juntos a Dios el don del ministerio sacerdotal y oremos por nuestros sacerdotes”

Descargar PDF

Les saludo a todas las familias de la diócesis de Nezahualcóyotl, agradeciéndoles me permitan entrar a sus hogares.

El 4 de agosto como Iglesia, celebramos la memoria del Santo Cura de Ars, patrono de los sacerdotes y modelo de entrega generosa, dedicación, oración y sacrificio.

Felicito a todos los sacerdotes por su amor a Dios, su consagración de vida, su fidelidad a la iglesia, y su servicio discreto y callado.

Exhorto a toda la comunidad a orar por los sacerdotes, a cuidar de ellos, a no dejarlos solos, a expresarle nuestra gratitud con gesto de cariño y respeto.

Todo sacerdote es un hermoso don de Dios para la comunidad.

El Santo Cura de Ars decía: “Un buen pastor, un pastor según el Corazón de Dios, es el tesoro más grande que el buen Dios puede conceder a una parroquia, y uno de los dones más preciosos de la misericordia divina”.

Explicando a sus fieles la importancia de los sacramentos decía: “Si desapareciese el sacramento del Orden, no tendríamos al Señor. ¿Quién lo ha puesto en el sagrario? El sacerdote. ¿Quién ha recibido su alma apenas nacidos? El sacerdote. ¿Quién la nutre para que pueda terminar su peregrinación? El sacerdote. ¿Quién la preparará para comparecer ante Dios, lavándola por última vez en la sangre de Jesucristo? El sacerdote, siempre el sacerdote.
El sacerdote continúa la obra de la redención sobre la tierra… ¿De qué nos serviría una casa llena de oro si no hubiera nadie que nos abriera la puerta? El sacerdote tiene la llave de los tesoros del cielo: él es quien abre la puerta; es el administrador del buen Dios; el administrador de sus bienes… Dejen a una parroquia veinte años sin sacerdote y adorarán a las bestias… El sacerdote no es sacerdote para sí mismo, sino para los demás”.

Todo buen sacerdote continuamente hace oración por su parroquia y pide a Dios por la conversión de sus fieles.

El sacerdote, predica el Evangelio, enseña a sus fieles, impulso a los laicos para que ejerzan su compromiso social y evangélico.

Los sacerdotes confiesan para transmitir el amor misericordioso de Dios, sin embargo, en algunas ocasiones están vacíos los confesionarios…

Todos quisiéramos un buen párroco disponible para escuchar y dialogar, un hombre de Dios.

Invito a toda la comunidad a orar con cariño y gratitud por los sacerdotes de la Diócesis de Nezahualcóyotl. Feliciten a sus párrocos y exprésenles su cercanía y amistad sincera.

Felicitamos también a nuestras catequistas y les agradecemos su delicado amor a Dios, su compromiso de vida con la Iglesia y su acompañamiento a los niños del catecismo.

Paz y Alegría

+ Héctor Luis Morales Sánchez
Obispo de Nezahualcóyotl

 

“Persona y dignidad, Evangelio para nuestra sociedad”
Cd. Nezahualcóyotl, Edo. Méx., a 1 de agosto de 2018

Escribe tu comentario

comentarios

Facebook