Construir puentes y romper muros

Redacción: Tomás Pichardo

Ante acontecimientos como el de la construcción del muro en la frontera norte de nuestro país, los cristianos no podemos permanecer indiferentes, menos si somos católicos laicos, pues precisamente son esos asuntos, los que debemos asumir como retos propios de nuestro ser y misión laical.

En medio de un mar de opiniones y propuestas de acción, los católicos debemos orientar nuestro actuar a la luz del evangelio, la enseñanza social cristiana y las orientaciones que nuestros pastores dan en casos como este.

En su comunicado los Obispos mexicanos nos muestran como una primer actitud la de solidarizarnos con nuestros hermanos que están amenazados por las decisiones del presidente Trump. En dicho comunicado nos muestran que hay que estar prestos para apoyar a los hermanos de centro y sudamérica.

Los Obispos mexicanos a través de su comunicado “Valor y respeto al migrante” nos invitan a “hacer una reflexión más profunda acerca de los modos como puede procurarse la seguridad, el desarrollo, la activación del empleo y otras medidas, necesarias y justas”. Los laicos, en nuestro rol de ciudadanos podemos contribuir a buscar alternativas de solución al problema de la migración, causado por el empobrecimiento, el desempleo y falta de oportunidades.

Para esto es bueno echar a andar nuestra creatividad social, generar acciones que contribuyan a vivir una economía solidaria, una economía de comunión, para que en ninguna de nuestras comunidades haya quien a causa de la miseria deba emigrar lejos de su familia, todo esto en congruencia con nuestro seguimiento de Cristo quien nos enseña que hay que dar de comer al hambriento, de beber al sediento y vestir al desnudo, a imitación del buen samaritano.

Escribe tu comentario

comentarios