Calle 4° Av. Col. Evolución, C.P. 57700, Cd. Nezahualcóyotl, Estado de México. codipacsneza@gmail.com Tel. 57-97-61-32

El Señor ha escuchado el clamor de su pueblo

23 de octubre de 2018

Muy estimado hermano en el Episcopado

“El Señor ha escuchado el clamor de su pueblo…”

Viviendo el Encuentro Nacional de Pastoral Social, la Dimensión Episcopal de Pastoral de Movilidad Humana presentó una breve reseña de la realidad de nuestros hermanos migrantes provenientes de Honduras y otros países centroamericanos. Reconocemos en este hecho un aspecto de la Movilidad Humana como Signo de los Tiempos que nos llama a escuchar la interpelación de Dios a todos.

Aceptamos el desafío que supone para todos nosotros recibir a estos hermanos y ubicar la ruta que seguirán en su camino. Cada uno de ellos es una persona, tanto quienes vienen aún en el seno materno, como los lactantes, infantes, adolescentes, jóvenes, adultos

hombres y mujeres, todos son dignos de atención humanitaria. Son nuestros hermanos, no importa la cantidad.

En general, ante esto, hemos hecho propuestas que consideramos han de ser resueltas a nivel Provincia:

Para monitorear el caminar de estos hermanos nuestros, ver la posibilidad de que algunos

agentes laicos los acompañen para que ayuden a conocer el camino.

Para las diócesis que no recibirán directamente a hermanos migrantes: Hacer colecta de alimentos,

Preparar botiquín de emergencia de acuerdo a las necesidades de ellos
Elaborar kits de viaje diversificados por edades y específico para hombres y mujeres
Pedir apoyo a personas de Transporte local para el traslado de esto hasta donde estén alojados nuestros hermanos.
Para las diócesis que seguramente recibirán migrantes, atender a nuestros hermanos en los dos primeros verbos que el Papa Francisco nos pide tener en cuenta en su Mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado de este 2018:

Acoger: preparar los albergues existentes y otros centros que puedan recibir a estos hermanos para ofrecerles lugar de descanso, aseo, alimentación, ropa,
Proteger: con apoyo de la Secretaria de Salud del Estado/Municipio, y la delegación estatal de INAMI, DH, ACNUR:
prever atención médica de servicio inmediato en los mismos centros de acogida, junto con el apoyo de psicólogos, la atención espiritual sacerdotal,
verificación del cuidado de la Ley de Migración, identificar su situación para que pueda obtener visa humanitaria, retorno asistido (posibilidad de volver con sus documentos), posibilidad de aceptación con carácter de refugiado,

seguridad para continuar su camino, tal vez con apoyo de transporte.

Esto, además de lo que Su Excelencia tanto desde la colegialidadprovincial, como la

Sinodalidad en cada Diócesis, tenga a bien realizar, será de gran ayuda para nuestros hermanos y una expresión de esta Iglesia que camina en México como presencia misericordiosa del Padre manifestada en su Hijo: “se compadeció de las multitudes”.

Que la Sagrada Familia nos guíe en el cuidado y la protección de nuestros hermanos.

+ José Leopoldo González González
Obispo de Nogales
Presidente de la CEPS

+ Guillermo Ortiz Mondragón
Obispo de Cuautitlán
Encargado de la DEPMH

P. Rogelio Narváez Martínez
Secretario
CEPS CARITAS.

P. Arturo Montelongo Mercado
Secretario
DEPMH

Escribe tu comentario

comentarios

Facebook