Calle 4° Av. Col. Evolución, C.P. 57700, Cd. Nezahualcóyotl, Estado de México. codipacsneza@gmail.com Tel. 57-97-61-32

Paz y familia en México

Periódico Provincial Mensajero
No. 264 / Pág. 2 / La voz del Pastor
Redacción: + Jorge Cuapio Bautista, Obispo Auxiliar de Tlalnepantla.

Estimado lector, después de que la autoridad electoral ha dictaminado sobre la validez del reciente proceso electoral y sus resultado, las nuevas autoridades federales se aprestan a corresponder a la confianza de los electores; los temas que les ocupan en esta etapa de transición, según lo ha dicho el mismo Presidente electo son: ajustar el marco legal para sus futuras acciones de gobierno, reducir el aparato burocrático, preparar la ley de ingresos y el presupuesto del 2019, asegurar recursos para los programas sociales y garantizar la seguridad y restablecer la paz en el país.
El tema de la seguridad y de la paz, no es sólo un tema técnico, es, ante todo, un tema humano, porque se refiere el modo de ser y a la manera de conducirse y relacionarse de las personas, tanto en el seno de la familia como en la vida pública. En esta circunstancia te comparto algunos puntos para meditar sobre la construcción de la paz.
1. La paz es más que el resultado de un simple proceso de tolerancia, porque ésta puede generar mayor violencia que los conflictos que se quieren resolver.
2. El modo de promover una sociedad justa y en paz, depende de cómo comprendamos la naturaleza humana, que se desenvuelve en la historia entre el anhelo de paz y le tendencia opuesta del conflicto y la violencia.
3. La paz nunca será fruto de una intervención externa, sino consecuencia del desarrollo armonioso de la persona y de la experiencia de relaciones interpersonales sanas que le permiten le madurez necesaria para convivir, compartir generosamente sus iniciativas, asumir las diferencias, superar sus egoísmos y gestionar adecuadamente sus opciones, intereses y necesidades. Por eso, sin madurez personal y experiencia de comunidad, no se puede vivir en paz.
4. El espacio natural donde se aprende a vivir en paz o en conflicto es la familia, de ahí que el anhelo de una sociedad pacifica tiene que ver con la promoción y el apoyo a la familia, la única que genera personas amantes de paz y promotoras de una convivencia pacifica.
5. No debemos olvidar que la familia en México vive actualmente un alto grado de violencia en dos formas: La inter, que es fruto de la inmadurez personal y le incapacidad para una adecuada convivencia; y la externa, Pr, dueto de circunstancias social., politices, económicas, ideológicas y migratorias.
6. México, que anhela gozar de la paz, e diferencia de naciones con una matriz cultural fundada en el individualismo, es un país fundado y sostenido en sus familias, hagamos dele familia la primera escuela de paz.
7. La esperanza de paz para nuestro país requiere una adecuada comprensión, atención y promoción de la vida digna, el matrimonio y la familia. La Iglesia católica, tiene como identidad y misión vivir y promover la paz, la convivencia pacífica, el desarrollo integral de la persona humana, el diálogo para armonizar las diferencias y el compromiso de construir una sociedad más humana y más justa. Así he sido, es y será siempre, independientemente de los regímenes politices.
En este momento de la vida nacional invito e todos los católicos de nuestra Provincia de Tlalnepantla. a que, como discípulos-misioneros de Cristo, promovamos respeto, paz y justicia en el mundo, además para que, desde la alegría de nuestra fe, compartamos amor en la familia, fortalezcamos las buenas relaciones con nuestro. prójimo, nos esmeremos en el servicio por el bien de nuestro país y participemos efectivamente en la construcción de un México seguro, reconciliado y en paz.

+ Jorge Cuapio Bautista
Obispo Auxiliar de Tlalnepantla.

Escribe tu comentario

comentarios

Facebook