Calle 4° Av. Col. Evolución, C.P. 57700, Cd. Nezahualcóyotl, Estado de México. codipacsneza@gmail.com Tel. 57-97-61-32

Personas dignas son reconocidas

Por Tomás Pichardo.

Me han llamado la atención los spots de televisión que se han dedicado a reconocer a mujeres sencillas por lo que han hecho por sus seres queridos o para promover a su comunidad, esos que dicen: “Esta es la historia de…”

En la Iglesia la mayoría de la gente sencilla que se acerca a colaborar no lo hace por recibir un reconocimiento, ni por aparecer en un spot como los mencionados. Y casi sin sentir, esas personas pasan muchas horas de su vida, hasta acumular décadas, sirviendo a la Iglesia en alguna área de la pastoral de la Iglesia y tristemente, cuando ya son viejitos o viejitas en no pocas ocasiones son objeto de indiferencia o incluso de comentarios poco amables por parte de “gente importante” dentro de la propia Iglesia.

Afortunadamente no siempre es así. También se escuchan voces que públicamente les brindan reconocimiento a nuestros viejitos y viejitas. A la mujer que en sus años fuertes fue catequista de algún niño que después sería sacerdote. La gente que ayudó a formar jóvenes, a entusiasmarlos por Cristo. La gente que ayudó a afianzar a quienes regresaron de la Iglesia alejada, para incorporarse a la Iglesia que está activa, que buscó vivir en comunión eclesial.

Por ellos, es que en la dimensión de laicos, los dirigentes junto con su asistente eclesiástico, promovemos una acción de gratitud cristiana, de reconocimiento a toda esas personas con dignidad por su dedicación a las actividades de la Iglesia. En otras palabras, un reconocimiento a los granitos de mostaza por el deber cumplido como bautizados.

Escribe tu comentario

comentarios

Facebook